C/ San Venancio, 11 San Blas-Canillejas 28022 Madrid -

Suelo radiante

La escasez de recursos y el encarecimiento de las energías, están llevando a los fabricantes de equipos de producción de clima a una innovación constante para asegurar mejores rendimientos a costes mas bajos, mejorando la eficiencia de los sistemas y reduciendo el impacto ambiental.


VENTAJAS DEL SISTEMA

Para los sistemas de radiación se utilizan tramas de tuberías que ocupan grandes superficies, en suelos paredes o techos. Gracias al aumento de la superficie de radiación, podemos trabajar con temperaturas mucho mas bajas que en cualquier sistema de calefacción-refrigeración convencional, con el consiguiente ahorro energético. Los elementos de control y el funcionamiento del sistema son muy básicos, lo que le confiere una gran durabilidad y mínimo mantenimiento. Podemos también decidir que temperatura queremos en  cualquier estancia de manera independiente y con el mismo sistema con lo que mejoramos notablemente el confort. No interferimos en la calidad del aire y a penas variamos su humedad. Eligiendo bien nuestro sistema de producción podemos tener calefacción o refrigeración con la misma instalación.


LA INSTALACIÓN

La instalación es rápida y sencilla.

Montamos unas planchas aislantes de poliestireno expandido de 2,5 cm de espesor sobre la superficie a climatizar. Fijamos a esas planchas las tramas de tubería de polietileno, un material al que no le afecta la corrosión, aguanta altas temperaturas y presiones, lo que le hace prácticamente indestructible. Los circuitos no tienen empalmes, luego desaparece el riesgo de fugas. Una vez terminada la instalación, sometemos los circuitos a presión para comprobar su estanqueidad y echamos el plastón al que añadiremos un aditivo con el fin de mejorar la transmisión de calor y la resistencia mecánica de la solera.

El control del sistema se realiza mediante armarios centralizados. Toda la distribución de tuberías empieza y termina en estos armarios. Cada circuito de tubería lleva asociado una válvula termostática controlada por un termostato que colocaremos en cada una de las estancias que queramos climatizar.

Solamos, ponemos en marcha y a disfrutar.

Los fabricantes han diseñado diferentes sistemas de montaje para adaptarnos a las necesidades del cliente. Así podemos instalar un suelo convencional de 33mm de altura para viviendas de obra nueva, o bien con alturas de 13mm para reforma de viviendas.

No lo dude, la radiación es una inversión a corto plazo.